¿Cómo afrontar las discusiones?

discusiones

Existen respuestas más o menos estereotipadas para afrontar situaciones críticas como son las discusiones. De esta manera podemos aprenderlas para no tener que pensar cómo actuar y poder responder de forma rápida. En este caso, vamos a describir algunas técnicas encaminadas a llevar las discusiones de forma asertiva.

Disco rayado

Consiste en repetir el propio punto de vista una y otra vez. Se comunica con tranquilidad, sin entrar en discusiones ni provocaciones que pueda hacer la otra persona. No se ataca, es más, hasta se le da la razón en algunos aspectos. Pero insiste en repetir el argumento reiteradamente hasta que la otra persona queda convencida o se da cuenta de que no va a lograr nada más con sus ataques.

Por ejemplo:

(Crítica) “Hoy te tocaba a tu ir a comprar y no lo has hecho”

(Disco rayado) “Tenía que terminar un proyecto y no tenía otro momento”

(Crítica) “¡Siempre pasa igual!

(Disco rayado) “Es verdad, pero en este caso no podía hacer el proyecto en otro momento”

(Crítica) “¡Siempre me encargo yo!

(Disco rayado) “Puede ser, pero te repito que hoy no había otra opción”

Banco de niebla

También se la llama técnica de la claudicación simulada. Se da la razón a la persona en lo que se considere, pero negándose a la vez en entrar en mayores discusiones. Aparentemente se está cediendo, pero en el fondo se deja claro que no se va a cambiar de postura.

Por ejemplo:

(Crítica) “Tú tienes la culpa que hoy no cenemos saludable y hayamos tenido que comprar la cena a domicilio”

(Banco de niebla) “Sí, es posible que tengas razón”

(Crítica) “Claro como siempre tienes trabajo y nunca tiempo para las cosas de casa”

(Banco de niebla) “Pues sí, con este proyecto no tenía tiempo para nada más”

(Crítica) “Pues estoy cansado que acabemos comprando la cena a domicilio”

(Banco de niebla) “Ya, es verdad, estamos cenando habitualmente con comida a domicilio”

discusiones

Aplazamiento asertivo

Es muy útil para personas indecisas y que no tienen una respuesta rápida cuando se sienten abrumados por la situación. Se aplaza la respuesta que vayamos a dar a la persona que nos ha criticado hasta que nos sintamos más tranquilos y capaces de responder. Si la persona insistiera, nosotros debemos insistir también.

Por ejemplo:

(Crítica) “Hoy te tocaba a tu ir a comprar y no lo has hecho”

(Aplazamiento) “Mira, es un tema muy polémico entre nosotros, si te parece lo dejamos ahora y lo hablamos mañana con calma”

Procesar el cambio

Es un procedimiento que no provoca agresividad y ayuda tanto a la persona que la emite como a la que la recibe. Consiste en desplazar el foco de discusión hacia el análisis de lo que está ocurriendo. Es como si saliéramos del contenido de lo que estamos hablando y nos viéramos desde fuera. Es mucho más efectivo reflejar objetivamente qué es lo que está pasando y reconocer nuestra parte de culpa.

Por ejemplo:

(Crítica) “Hoy te tocaba a tu ir a comprar y no lo has hecho”

(Respuesta agresiva) “Siempre me estás controlando y quedamos que hoy o mañana”

(Crítica) “¿Que te controlo? ¡Es que no haces nunca nada!”

… y un largo etc (empiezan las recriminaciones por ambas partes)

(Procesamiento del cambio) “Mira, nos estamos saliendo de la cuestión. Nos vamos desviando del tema y estamos sacando trapos sucios. Estamos los dos muy cansados, quizá esta discusión no tiene tanta importancia como le estamos dando ¿no crees?”

Ignorar

Es aplicable cuando vemos que la otra persona está sufurada y vemos que sus críticas terminen en insultos.

Por ejemplo:

(Crítica) “¡¡Hoy te tocaba a tu ir a comprar y no lo has hecho!!”

(Ignorar) “Me parece que estás muy enfadado, así que creo que es mejor hablar de esto luego”

discusiones

Acuerdo asertivo

Se parece un poco a la técnica del banco de niebla, pero va más allá. Deja claro que una cosa es el error cometido y la otroa muy distinta el hecho de ser buena o mala persona. Separa claramente el hacer del ser. Es muy útil aplicarla en personas que tienden a generalizar.

Por ejemplo:

(Crítica) “¡Hoy te tocaba a tu ir a comprar y no lo has hecho, como siempre!”

(Acuerdo asertivo) “Tienes razón, debía ir a comprar, pero sabes que normalmente no suelo desatender las tareas de casa”

Pregunta asertiva

Consiste en dar por hecho que la persona que nos critica lo hace de forma bienintencionada. Obligaremos al otro a que nos dé más información acerca de sus argumentos. De esta forma, tendremos claro a qué se está refiriendo y qué quiere que cambiemos.

Al inducimos a concretar, cuando la crítica es malintencionada, pronto se agotan los argumentos. Si está bien fundada, nos darán datos que ayuden a modificar algo de nuestra conducta. Rompe los esquemas de la otra persona, ya que ni nos defendemos ni respondemos con agresividad ni tampoco cedemos.

Por ejemplo:

(Crítica) “Hoy te tocaba a tu ir a comprar y no lo has hecho”

(Pregunta asertiva) “Tenía que terminar un proyecto y no tenía otro momento, ¿cómo sugieres que cambie para que no se vuelva a repetir?”

¿Cómo afrontar las discusiones?
¡ Valora este post !
2018-03-08T16:53:36+00:00

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.