Síndrome postvacacional 1¿Sientes una sensación de tristeza, apatía, falta de energía o motivación al incorporarte de nuevo al trabajo o al volver a tu rutina después de las vacaciones? Quizá estés sufriendo el síndrome postvacacional. No es una patología como tal, sino un trastorno adaptativo. Los síntomas sufridos son similares al estrés: al final de un periodo de descanso más extenso de lo habitual, uno no se ve capaz de responder al alto número de demandas que supone el regreso a la normalidad. Os proponemos 5 pasos para prevenir el síndrome postvacacional.

1. Regresar antes

Lo más recomendable es evitar regresar de las vacaciones el día antes a la incorporación al trabajo. Si volvemos dos días antes tendremos tiempo para organizarlo todo antes de volver a la rutina. También dispondremos de un intervalo suficiente para mentalizarnos para la vuelta.

2. Planificar el trabajo

Lo primero que deberíamos hacer cuando empecemos la primera jornada laboral es dedicar algunos minutos para organizar todas las tareas pendientes que dejamos antes de irnos de vacaciones y ser conscientes de las nuevas tareas que nos han llegado durante nuestra ausencia.

Deberíamos evitar retomar todo de golpe e intentar abarcar todo el primer día, es más conveniente atender aquellas tareas urgentes e importantes. De lo contrario, podemos desencadenar los primeros síntomas de estrés.

3. Volver a los hábitos

Durante las vacaciones es común que trasnochemos y comamos y bebamos fuera de casa. Debemos ajustar de nuevo la hora de irnos a dormir con el objetivo de dormir las ocho horas diarias. También sería una buena decisión reducir el consumo de alcohol y cafeína, ya que tienen aumentan la probabilidad de sufrir ansiedad, apatía y síntomas depresivos.

4. Practicar deporte

Los beneficios de realizar actividades físicas también están vinculados con este síndrome, ya que, además de que las personas que realizan deporte están más felices, también ayuda a liberar el estrés. Cuando nos ejercitamos producimos serotonina y dopamina, los cuales son claves para producir sensaciones de bienestar.

5. Controlar pensamientos

Ser conscientes que este síndrome es pasajero y, a medida que nos vamos adaptando a la vuelta a la rutina, los síntomas irán desapareciendo. No obstante, si se alargan durante más de seis meses es recomendable acudir al psicólogo.

¡ Valora este post !