//Las personas cuidadoras y su falta de visibilidad en la sanidad pública

Las personas cuidadoras y su falta de visibilidad en la sanidad pública

Nuestra sociedad está experimentando un progresivo envejecimiento y han surgido un gran número de enfermedades asociadas a la edad. Como consecuencia, ha aumentado el número de personas que se encuentran en situación de dependencia y que necesitan de personas cuidadoras para afrontar su día a día.

Personas cuidadoras

También cabe tener en cuenta que las personas dependientes no necesariamente son personas mayores. Son niños, adolescentes y adultos que han sufrido accidentes o que tienen enfermedades mentales, crónicas o degenerativas.

La familia convertida en personas cuidadoras

Se estima que el 85% de todos estos casos, la familia constituye la fuente principal de apoyo. Normalmente, la mayor parte de la responsabilidad la asume una sola persona dentro de la familia.

Tradicionalmente el sistema sanitario, la sociedad y la familia han prestado toda la atención en la salud del enfermo. No ha estado hasta hace poco que los cuidadores han sido asumidos como parte esencial del proceso de afrontamiento de la enfermedad. Se estima que el sistema sanitario sólo atiende un 12% del tiempo a la persona dependiente, mientras que la familia se encarga del 88% restante.

Esta situación es grave en cuanto a las consecuencias que comporta. Si el cuidador ha estado en la sombra, no se ha ido generado la suficiente investigación sobre la figura del cuidador. Tampoco se han ido desarrollado propuestas de intervención para intentar minimizar las consecuencias negativas.

Depresión cuidadores

Nuevos protocolos de actuación

Todavía queda mucho que hacer. Consideramos que se debería trabajar en el diseño de un protocolo de actuación para que el personal sanitario pudiera aplicar en el momento en que una persona emprenda el difícil rol de cuidador. Debería incluir conocimientos sobre:

  • La enfermedad.
  • Las necesidades de la persona dependiente.
  • Posibles dificultades con las que se puede encontrar.
  • Posibles consecuencias negativas en el cuidador.
  • Habilidades para que el cuidador no desarrolle sintomatología.

 

La Generalitat de Catalunya ofrece diferentes servicios a las personas cuidadoras. No obstante, sería una buena propuesta que en los centros de atención primaria se pudiera realizar terapia grupal. De esta forma, los cuidadores podrían desahogarse emocionalmente, compartir experiencias y dificultades y aprender nuevas estrategias para afrontar la situación.

Es importante dar los suficientes recursos al cuidador. Mientras éste se encuentre sano y equilibrado a todos los niveles (físico, social y psicológico) es más probable que tenga la capacidad de cuidar mejor a la persona dependiente y ofrecerle mayor bienestar y calidad de vida. Además, debemos estar seguros que cuando deje el rol de persona cuidadora no se haya convertido en otra persona enferma que precise de otra persona cuidadora.

Las personas cuidadoras y su falta de visibilidad en la sanidad pública
¡ Valora este post !
2017-12-15T10:58:47+00:00

Leave A Comment